sábado, 12 de agosto de 2017

Entre los místico y lo profano Séptimo Capitulo

Novela "Un amor, una suegra, un pretexto"
Capitulo Septimo


Luego del Brindis y pasada la medianoche Rosana se ofreció para hacerle unos masajes para eliminar tensiones- Me gusta la idea pronunció en voz baja Luis Antonio, tus masajes me encantan y renuevan. ¿ dónde vamos? Vení pasamos al dormitorio de huéspedes, tengo allí una camilla.
Una camilla es siempre mejor para la posición del cuerpo mencionó la masajista y allí se dirigieron.
Voy a poner un poco de música clásica mencionó Luis.
Si me encanta. Él se desvistió, quedando sólo con ropa interior y se acostó en la camilla y la sesión de masaje comenzó.
Hay momentos donde dentro de una sesión de masajes predomina en la persona que lo recibe una sensación de placer y relajación incomparable y al finalizar uno siente una agradable sensación de paz interior; eso le sucedió aquella noche a Luis Antonio.
Un rato más tarde ella tomó su bolso, el la acompañó hasta la salida del edificio y se despidieron con un afectuoso abrazo.
El hombre miró su reloj y se dijo, que tarde es, me voy a descansar.
Mientras afuera de los edificios comenzaban apagarse despaciosamente los ruidos de la noche en la ciudad.
Un vagabundo trataba de cubrir su cuerpo con un par de cartones recostado en el umbral de un viejo edificio y dos travestís esperaban ansiosos en la esquina, algún cliente.
La ciudad tendrá siempre el encanto de sus luces y el atractivo de sus centros comerciales, la belleza de sus edificios.

Pero persiste en ella la ambigüedad entre lo Místico y lo profano.
(Continuara)
Escribe este relato, que usted podrá leer desde el PRIMER CAPITULO AQUI
Publicar un comentario