jueves, 25 de mayo de 2017

“Un amor, una suegra, un pretexto” Capitulo Uno

Tres escritores desde distintas Ciudades y mediante la comunicación por correo electrónico irán escribiendo los capítulos de esta Nueva Novela Breve; esta tarea será coordinada por Néstor Omar Salgado; en los próximos capítulos realizaremos la presentación de las dos escritoras que acompañaran al poeta Casbense en este nuevo desafió literario.
Contara esta publicación también con una colaboradora que leyendo previamente el material ayudara en la edición del material a publicar.

Capitulo Uno
Luis Antonio Peralta tenía un hermoso consultorio en el séptimo piso de un moderno edificio; también era propietario de una casa quinta en las afueras de la ciudad. Cuando construyo el chalé y el salón exterior trajo un especialista en Feng-Shui para adecuar la construcción a esa tendencia oriental que permite entre otras cosas la libre circulación de la energía.
Su profesión de terapeuta alternativo “Psicólogo Nueva Era” económicamente se lo permitía, su agenda estaba siempre cargada de compromisos, salvo en los días sábados que lo dedicaba a la meditación o realizaba conferencia.
Su vida social se limitaba algunos pocos amigos, su madre oficiaba de secretaria, era en quien confiaba todas sus actividades profesionales. Se había enamorado de una joven artista plástica con la cual solían ir juntos cuando el realizaba conferencias o dictaba cursos de superación personal, o Autoestima Positiva en otras ciudades; su suegra Rosana Montserrat, experta Masajista y también terapeuta Alternativa cerraba el pequeño circulo de personas de confianza.
Era con sus 50 años un soltero bastante codiciado en el ambiente donde se desarrollaba su vida profesional.
Cuando se tomaba su día libre generalmente un domingo cada 15 días solía salir con su auto, un Alfa Romeo a recorrer lugares rurales, o visitaba una playa donde le encantaba caminar sobre la arena y meditar; le gustaba mucho visitar Pehuen-Co
Esa combinación de mar, arenas y naturaleza lo cautivaba. Si supiera pintar lo abarcaría todo y me lo llevaba a mi consultorio pensaba en voz alta mientras recorría la playa caminando sin prisa sobre la arena.

(continuara próximamente...
Publicar un comentario